top of page

Aniya Williams: Empoderando como una guerrera




ACCESS U se enorgullece de ayudar a nuestros talentosos estudiantes becados a alcanzar su potencial académico y deportivo y cumplir sus sueños. Una de nuestras promesas que está destacando dentro y fuera del campo, es Aniya Williams (Riverside, CA). Fue convocada para jugar con la Selección Mexicana Femenil Sub-17, participando en el Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF y asegurando la clasificación para la Copa Mundial Sub-17, que se celebrará en la República Dominicana en octubre de 2024. Académicamente, Aniya está estudiando arduamente para hacer realidad sus sueños universitarios y quiere especializarse en Negocios.


Estamos orgullosos del reciente éxito de Aniya y del brillante futuro que tiene por delante. Tuvimos la oportunidad de hablar con ella sobre su trayectoria y conocer sus ideas y perspectivas sobre el gran momento que está viviendo. Lee la entrevista completa a continuación.



Sabemos que has estado en Orlando entrenando con el exjugador de la Selección Nacional Masculina de EEUU y estrella de la MLS, Eddie Johnson. Cuéntanos cómo surgió eso. ¿Qué sacrificios tuvieron que hacer tú y tus padres para mudarse a tiempo completo de California a Florida?


Originalmente conocí a Eddie Johnson en Instagram en 2020. Me vi obligada a buscar una forma alternativa de entrenar debido a la pandemia, cuando encontré sus ejercicios de dominio del balón. En 2021, volé para visitarlo en persona por primera vez. Cuando llegó el momento de irme, rogué a mis padres que no se fueran. Sabía con certeza que éste era el lugar donde necesitaba estar para continuar mi desarrollo. Al regresar a casa, esta resolución se hizo abundantemente clara. Necesitaba entrenar en persona con Eddie Johnson para ir al siguiente nivel.


Tres meses después, mi familia y yo nos mudamos a Florida para el verano para que pudiera entrenar con Eddie en persona. Después de ver el crecimiento que había logrado en un período tan corto de tiempo, tomamos la decisión de mudarnos permanentemente a Florida para mi entrenamiento. Sin embargo, esto no vino sin sacrificios. Mudarnos al otro lado del país significaba que tenía que dejar a mi papá, quien tenía que trabajar para mantener dos residencias. También significaba dejar atrás a mi familia, amigos y hogar, pero sabía que Florida era donde necesitaba estar. Desde entonces, no he mirado atrás.


¿Cómo llamaste la atención de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF)?


La FMF se fijó en mí en los tryouts de Allstate Sueño Alianza de 2023. Me inscribí en el evento que se llevó a cabo en Los Ángeles, que era uno de los muchos destinos disponibles. En el evento, había una gran cantidad de cazatalentos que iban desde clubes locales hasta internacionales, así como de las Selecciones Nacionales de México y Estados Unidos. Esta exhibición de Alianza me brindó la oportunidad no sólo de ser entrenada por scouts de la Selección Nacional de México, sino también de ser representada como jugadora. A partir de ahí, México me contactó directamente para asistir a un campamento Sub-17 en la Ciudad de México.


¿Cuál fue el desafío y satisfacción más grande de jugar el Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF, con la Selección Mexicana Femenil?


El mayor desafío que enfrenté al jugar el Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF con México, fue demostrar que merecía estar en el campo. Al llegar a este torneo, estaba rodeada de personas que habían estado relacionadas con el selectivo durante más tiempo que yo. Sabía al entrar al campamento que tendría que ser 10 veces mejor y rendir 10 veces más para ganarme un lugar en la lista final. Tuve que demostrar que era una parte efectiva del equipo. Después de confiar en mí misma y mis capacidades, gané mi lugar y luego como titular en 4 de los 5 partidos jugados.


Mi mayor satisfacción de este torneo con México, fue clasificar para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de 2024, que se celebrará en la República Dominicana más adelante este año. Calificar para este torneo de renombre, me hizo reflexionar sobre la multitud de sacrificios que tuve que hacer para llegar allí. Las horas dedicadas a trabajar en mi oficio, el tiempo lejos de mi familia, el tiempo que llevó desarrollar mi mentalidad hasta lo que es hoy; clasificar lo hizo todo valer la pena. Y lo maravilloso, es que el trabajo no se detiene, y cada día es otra oportunidad para continuar trabajando deliberadamente en mi oficio.


El viaje del Campeonato Femenino Sub-17 de la CONCACAF terminó y estás trabajando hacia el próximo desafío, la Copa Mundial Femenina Sub-17. ¿Cómo te estás preparando individual y colectivamente para eso?


Personalmente, estoy poniendo todo lo que puedo en mi preparación para la Copa del Mundo de este año. Más que nunca, me estoy esforzando física y mentalmente. Desde el final de este torneo, concluí que necesito aumentar mi fuerza física junto con mi habilidad técnica. He estado trabajando consistentemente en el gimnasio, fortaleciendo partes esenciales de mi cuerpo que me beneficiarán durante el juego. Esto acompaña mi entrenamiento técnico/táctico habitual con Eddie Johnson.


Nuestras sesiones van desde 3 hasta 5 horas, enfocándonos en ejercicios intensos y situaciones realistas de juego. Seis días a la semana trabajo, no sólo para prepararme para la Copa del Mundo, sino para convertirme en la mejor jugadora que pueda ser. Creo firmemente en hacer todo lo posible para maximizar toda mi capacidad. Si vas a poner medio esfuerzo en algo, entonces más vale que no lo hagas.



Tres palabras para describir tu fórmula o filosofía para tener éxito dentro y fuera del campo.


Disciplina. Consistencia. Dedicación.


"El Mes de la Historia Negra es más que un mes", ¿qué significa para tí representar a las mujeres negras en el fútbol?


Tener el privilegio de representar a las mujeres negras en el fútbol no es algo que tome a la ligera. Representar mi cultura es una responsabilidad inconmensurable. Cada vez que piso el campo, no sólo juego por mí misma, sino por cada persona negra a la que tengo el deber de representar. Tener algo por lo qué jugar más allá de uno mismo, sirve como una motivación integral; una que va más allá de cualquier obstáculo.


Muchas estudiantes-atletas negras enfrentan barreras financieras, culturales y de transporte, así como desafíos laborales y responsabilidades familiares que limitan el acceso y las oportunidades. ¿Qué consejo tienes para las futuras estudiantes-atletas negras de ACCESS U que sueñan con inscribirse en la universidad?


En el mundo actual, cada vez es más difícil para las estudiantes-atletas negras acceder a su deporte. No sólo enfrentamos desafíos con el transporte, el trabajo y las responsabilidades, sino que existen importantes barreras en las oportunidades que se nos brindan. El mensaje que tengo para las futuras estudiantes-atletas negras de ACCESS U que sueñan con inscribirse en la universidad, es que pueden lograr todo lo que se propongan.


Una estudiante-atleta fenomenal, superará cualquier obstáculo. Y al final del día, debes volverte tan innegablemente buena, que nadie pueda negarte. Mi lección sería identificar lo que quieres lograr, analizar los pasos que necesitas tomar para llegar allí y respaldar tu plan con trabajo enfocada y motivada.


¿Tienes planes de ir a la universidad? En caso afirmativo, ¿qué estudiarás?


Actualmente, mis planes son asistir a la universidad. Me especializaría en Negocios, buscando expandir aún más mi conocimiento sobre cómo operan las empresas. Crecí rodeada de padres que son empresarios, y aspiro a tener mi propio negocio algún día. Además, especializarme en Negocios beneficiaría a la organización que fundé, la Fundación ‘Among Warriors’.


‘Among Warriors’ se esfuerza por brindar oportunidades a jóvenes subrepresentados a través de mentoría, actos filantrópicos y entrenamiento. Nuestro objetivo final es transformar a las personas en guerreros, desarrollando y liberando su grandeza interior. Volviendo al tema, especializarme en Negocios me ayudaría a comprender mejor cómo opera una empresa/organización a un nivel intrincado, y por lo tanto me equipará mejor para dirigir mi organización de manera efectiva.


¿Cómo cambiarías el juego para las generaciones de chicas por venir y cuál sería el legado que quieres dejar a las comunidades de fútbol femenino y negro?


Quiero cambiar el juego para las chicas y las generaciones por venir, cambiando la cultura que rodea al fútbol femenino. Me esfuerzo por jugar con gracia y creatividad, sumando al factor de entretenimiento del “juego hermoso”, mientras también soy efectiva. Al atreverme a ser diferente, planeo redefinir la forma en que se juega el fútbol femenino técnicamente y tácticamente.


El legado que quiero dejar a las comunidades de fútbol femenino y negro, es el de perseverancia y prosperidad. Defiendo lograr el éxito a través del trabajo duro y la determinación pura, y esto se refleja en mi juego así como en mi personalidad. Aspiro a dejar una huella permanente en el fútbol femenino que redefina la norma de lo que es una jugadora de fútbol femenil.





Comments


bottom of page