top of page

Clemente Quintero: El juego de apostar por ti mismo




Clemente Quintero tuvo dos pasiones mientras crecía, el fútbol y el amor por el aprendizaje. Con la ayuda de los consejeros universitarios de ACCESS U, Clemente evaluó sus opciones universitarias y tomó la difícil decisión de aceptar una beca académica completa de Arizona State University y abandonar el fútbol. O eso pensaba él.


Durante su primer año, Clemente descubrió el programa del Club de Fútbol Masculino de ASU (Arizona State University), que no sólo le ofreció un descanso muy necesario de sus estudios, sino que también le presentó nuevos amigos que ayudaron a facilitar su transición a la vida universitaria. Las experiencias universitarias de Clemente -desde estudiar en el extranjero, hasta declarar su especialidad en Ciencias Biomédicas y enseñar a estudiantes en Costa Rica-, fueron impulsadas por su deseo de honrar a sus padres, inmigrantes mexicanos que dejaron su hogar e hicieron grandes sacrificios para venir a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades en la vida.


ACCESS U se enorgullece de ayudar a nuestros talentosos estudiantes-atletas a cumplir su potencial académico y atlético y alcanzar sus sueños. Lee la entrevista completa a continuación.


Tu historia con el fútbol, ¿cómo comenzó?


Comenzó con mi papá. Él jugaba fútbol cuando era joven y, una vez que tuve la edad suficiente, me metió a un equipo de fútbol y desde allí empecé.


Cuéntanos sobre la historia de tu familia, tus raíces latinas, cómo llegaron tus padres a los EEUU; sus sacrificios y todo lo que implicó construir una familia aquí.


Mis padres son de México. Decidieron venir a los EEUU para darles a sus hijos una mejor oportunidad. Ellos se conocieron en la escuela primaria y básicamente crecieron juntos. Desde ahí, querían obviamente formar una familia, pero no querían hacerlo en México. Entonces querían deseaban venir y emigrar aquí a los EEUU, para encontrar una mejor oportunidad.


Ellos prácticamente sacrificaron mucho porque tampoco sabían inglés. Estaban buscando trabajos para poder mantener a su familia. No teníamos auto en ese entonces.


De lo que puedo recordar, cuando conseguimos un apartamento, no había nada en él. Fue principalmente mi tía quien nos ayudó a conseguir una casa y unas sillas de plástico, para al menos tener algunos muebles.


También recuerdo a mi papá trabajando día y noche para mantenernos. Mi mamá era ama de casa, nos llevaba caminando a la escuela y luego caminaba de vuelta. Con el tiempo, muchas cosas mejoraron.


Hubo un momento en mi vida en que mi mamá fue deportada a México. Y fue algo difícil para mí, porque era chico y no sabía lo que estaba pasando. Me preguntaba: “¿Por qué se llevaron a mi mamá?”. Pero ahora entiendo que ella no debía estar aquí. Fue un momento muy triste para mí.


¿Cómo fue tu proceso para ingresar a Arizona State University (ASU) y qué papel desempeñó la Fundación ACCESS U?


La Fundación ACCESS U era una plataforma nueva y trató de ayudarme a ingresar a diferentes universidades y mostrarme diferentes opciones. Sin embargo, en ese momento mis alternativas eran muy limitadas, ya que ya estaba en el último año de high school y realmente no me había promocionado mucho porque no conocía el proceso de reclutamiento, ni cómo funcionaba todo. La mayoría de las opciones eran universidades de la División III fuera del estado, pero tenía que pagar demasiado de mi bolsillo.


Otras opciones eran universidades de la División II, pero tendría que pausar un año (elegir hacer redshirt) o probarme la próxima temporada como no becado (walk-on). Al final terminé eligiendo una universidad dentro del estado, que fue Arizona State University (ASU), con además una beca académica que me ofrecieron.


¿Cómo comenzaste a jugar fútbol de club en ASU?


Se formó un equipo de club en Arizona State University (ASU). No tenían equipo de fútbol masculino de la División I, sólo un equipo femenino en División I. Sin embargo, en mi equipo de club había jugadores que eran capaces de jugar en la División I o II, pero no podían jugar en la universidad, porque era demasiado costoso. La forma en que operaba era con un Presidente, un Director Financiero, etc. -básicamente un Consejo Ejecutivo- que dirigía el club.


Teníamos que entrenar dos veces por semana y luego teníamos partidos los fines de semana. La forma en que funciona la competencia general, es primero ganar tu conferencia y luego ir a los regionales; posteriormente desde los regionales, si terminas ganando allí, vas a las competencias nacionales. Los últimos nacionales fueron en Alabama y ahí juegas contra equipos muy buenos como Alabama State University u Ohio State University, y es realmente increíble ver que puedes jugar a ese nivel competitivo. Consideraría que algunos equipos de club son mejores que algunos equipos de la División II. Nuestro equipo de club eventualmente creció después de un tiempo, porque lo estuvimos reestructurando con mi mejor amigo. No éramos muy buenos al principio. Pero ahora ha crecido muchísimo, ¡tenemos más de 150 estudiantes probándose para el equipo! Y las mejoras en el transporte han sido sorprendentes, los autobuses que los llevan a todas partes, son muy cómodos y bonitos.


¿Qué sacrificios hiciste para estudiar y jugar fútbol de club en ASU?


Mudarme de mi casa después de high school para vivir en la universidad con más de 40,000 estudiantes, fue un gran cambio. Fue un poco difícil al principio adaptarme al estilo de vida, especialmente al no ver a muchos latinos, pues la escuela estaba principalmente llena de gente blanca. Mis padres tuvieron que sacrificar un poco ayudándome con dinero al principio. Aunque obtuve una beca completa, no siempre cubre otras cosas.


¿Qué dificultades enfrentaste al ir a la universidad, cómo las resolviste y de quién recibiste apoyo?


Al principio ser un estudiante de primer año en ASU, fue difícil en general. Fue un poco complicado averiguar lo que estaba haciendo, dónde encontrar mis salones de clase, dónde podía ir a pedir ayuda. Me tomó algo de tiempo, pero terminé encontrando a otras personas dentro de la misma carrera, y luego a otros latinos que pasaban por las mismas situaciones. Terminé apoyándome en ellos cada vez que necesitaba ayuda. A veces me compartían qué tipo de cursos estaban tomando y por qué estaban siguiendo esa ruta. Antes de eso, no me resultó nada fácil. Hubo noches de desvelos, algunas sin dormir. Cuando tenía exámenes temprano al día siguiente, estudiaba toda la noche. Claro, cuando digo noches sin dormir, sin duda, nada comparado con high school.


Ser un estudiante-atleta en la universidad puede ser desafiante y gratificante. Poder jugar en el fútbol de club de ASU, ¿cómo mejoró tu experiencia como estudiante?


Mi papá era futbolista, así que crecí jugando fútbol. Toda mi familia lo hacía y siempre les gustó. Quería seguir jugando, pero pensé que no podría porque no sabía lo que ASU podría ofrecerme en términos de fútbol. Empecé la universidad y terminé conociendo a mucha gente a través de partidos de fútbol informales.


Y luego de eso, me enteré del equipo de club en ASU y acabé jugando con ellos también. Eso me motivó, agregó ese pequeño extra al ir a la universidad como estudiante de tiempo completo. Además de eso, jugar fútbol también fue un alivio ante el estrés que tenía muchas veces, ya que estaba tomando cursos de 18-21 créditos por semestre; me agobiaba estar tomando cinco clases al día, además de laboratorios y exámenes. Jugar fútbol al final del día por la noche, me ayudaba a aliviar todo.


¿Hubo alguien importante en tu vida que te inspiró o motivó a estudiar?


Mis padres, sin duda. Son ellos quienes me han motivado todos los días desde entonces. Cada elección que hice siempre los tenía en mente, porque no quería defraudarlos sabiendo que sacrificaron sus vidas viniendo a los Estados Unidos para darnos a mí y a mis hermanos, una vida mejor y una oportunidad de hacer cualquier cosa.


¿Qué te llevó a decidir especializarte en Ciencias Biomédicas?


Mi interés por elegir Ciencias Biomédicas vino de mis clases de Biología y Química en high school. Simplemente pensé que estudiar la vida era intrigante y misterioso, por qué sucedían ciertas cosas, sin que siempre las reglas se siguieran. Repetidamente surgía esta pregunta en mi cabeza como "¿por qué?”; quería encontrar una respuesta o teoría. También estaba pensando en Medicina o Finanzas, pero pensé: “No creo que Finanzas sea realmente para mí


El área de Ciencias Biomédicas, es un campo complejo. ¿Tenías alguna técnica o estrategia de estudio que te ayudara a que tu carrera fuera menos desafiante y más fácil de aprender?


En términos de planear mis clases universitarias, en la universidad me dieron un desglose de cuáles serían mis cursos. Para ser honesto contigo, básicamente solo seguí ese camino, aunque no había una dirección clara en cuanto a las materias optativas que planeaba incluir en mi curso universitario.


Sé que hay estudiantes que planifican eso con anticipación, pero yo sólo quería ir día a día, porque no quería adelantarme demasiado y no saber lo que estaba haciendo. Estaba realmente abierto a muchas cosas en la universidad y estaba probando cosas nuevas, explorando mi lugar. Así fue como terminé estudiando en el extranjero. No sé si es como el 2% o el 20% de los estudiantes que estudian en el extranjero -lo cual me sorprendió mucho- pero estudié en el extranjero en dos ocasiones. Así que puedo decir que también estudié en el extranjero durante la universidad.


¿Dónde fue tu experiencia de estudios en el extranjero a través de ASU?


Fue en La Paz, Baja California Sur en México, con el Grupo Tortuguero, un grupo para la conservación de tortugas marinas. Se enfocaba en la investigación de megafauna, básicamente en tortugas, tiburones, tiburones ballena, y tuvimos la oportunidad de nadar con ellos y estudiar lo que hacen allá. Fue súper interesante y me abrió la mente: "¡Wow, ¿todo esto está sucediendo y sólo es un vuelo de cuatro horas?".


En 2022, fuiste a Costa Rica para las vacaciones de primavera a enseñar a los niños sobre ciencia y experimentos interesantes. ¿Puedes contarnos más sobre esa experiencia?


¡Una de mis experiencias favoritas en el extranjero! El enfoque principal del viaje era retribuir a la comunidad. Todos éramos estudiantes universitarios con diferentes antecedentes en Matemáticas, Biología, Historia, etc., y fuimos a esta escuela donde básicamente enseñamos estas clases. Yo fui con el grupo de ciencias y revisamos lo que queríamos enseñar a los niños y experimentos, etc.


Uno de los desafíos que encontramos fueron los recursos limitados, lo cual los maestros nos dijeron que enfrentaban a diario, ya que el pueblo está en una zona rural. Improvisamos nuestros experimentos para simplificar las cosas y encontramos cosas en los mercados cercanos. Otras cosas que hicimos, fue ver el nacimiento de tortugas bebés por la noche, surfear y explorar un bosque.


Te graduaste en 2022, ¿dónde comenzó tu experiencia laboral y qué estás haciendo actualmente?


Mi primer trabajo después de la universidad, fue como Técnico de Laboratorio en una fábrica de leche. Después de trabajar allí durante 8 meses, decidí buscar otros trabajos porque no estaban considerando mi título y mi aumento fue de sólo $0.50. Durante este tiempo, estaba abierto a postularme a diferentes lugares y recibí una oferta de Amazon. Pero me pusieron en una lista de espera para ver si me ofrecían un trabajo en Arizona, y lo hicieron. Luego me mudé a Amazon como Gerente de Operaciones y he estado allí desde hace un año.


¿Deseas continuar tus estudios con una especialización o un posgrado? Si es así, ¿en qué campo?


Si pudiera continuar mi educación, creo que la cambiaría en una dirección diferente en Gestión de la Cadena de Suministro, Logística o Ingeniería.


¿Algún consejo para las futuras generaciones de latinos que aspiran a estudiar y jugar al fútbol a nivel universitario?


Mantente abierto de mente y no tengas miedo a fracasar.




Comentarios


bottom of page